Techos de madera, la importancia de la aislación

Techos de madera

Hidrófuga y térmica. Los elementos necesarios y más comunes del mercado. Sugerencias prácticas.

los techos de madera son un elemento estructural y decorativo de gran impacto, por la calidez y estética del material y por las características técnicas que puede ofrecer una estructura resistente que se comporta bien frente a la flexión.

Sin embargo, como en toda construcción, es necesario cuidar aspectos clave para un resultado exitoso, como la aislación.

Los elementos aislantes

Si la aislación no se realiza correctamente, la estructura presenta patologías complicadas y costosas de resolver.

Para aislar correctamente un techo se deben realizar dos tipos de aislación: una hidrófuga (para el agua) y otra térmica (para frío y calor). Para los techos de madera existe una amplia gama de aislantes muy avanzados, algunos de los cuales tienen la particularidad de ser flotantes; es decir, no se pegan ni se sueldan, sino que se colocan con clavaderas (tipo yesero de 1/2”x2”) para sujeción.


Usar aislantes flotantes evita la condensación de humedad, ya que permiten la circulación de aire entre la madera y el aislante. 

Hoy, en el mercado se comercializan aislantes que cumplen las dos funciones en uno (es decir, aislación hidrófuga y térmica) como son las espumas de polietileno con revestimiento de aluminio (por caso, de las marcas Isolant, PolyEspuma, etc.) o las burbujas de aire con una o dos caras de aluminio. En este material, a mayor espesor de burbuja se genera más aislación térmica.

 

Tipo manta

Según los asesores, otra alternativa es buscar una aislación hidrófuga tipo “manta”: tienen barrera de protección UV, son resistentes a la tracción y algunas soportan el pisado. Permiten que la madera respire, pero la condensación de agua en gota no las atraviesa de ninguna forma; eso genera una excelente barrera de vapor de lluvia y facilita que salga el vapor interior de la vivienda.

Estos materiales son muy efectivos al momento de construir techos eternos y realizados en madera, ya que habilitan que se ventilen, que respiren y que el agua no les afecte. Entre las marcas más reconocidas tenemos la pionera TyvecWhichi y Tupac, entre otras. Luego de esta manta, se sugiere colocar una lana de vidrio como aislación térmica; es recomendable que su espesor no sea menor a 50 milímetros, para alcanzar una mejor protección.


Hoy, uno de los materiales más utilizados y que se destaca por sobre otros es la lana de vidrio. Por sus características, permite el retardo del calor y del sonido, transformándola en una poderosa barrera termoacústica.

Finalmente, es importante considerar que la cubierta a colocar sea de tejas o bien de chapas, para una correcta elección del aislante. Como se sabe, la chapa conduce más la temperatura que la teja y, por lo tanto, se debe hacer hincapié en elegir un buen aislante térmico.


Tips de sugerencias

A fin de optimizar el aislamiento del techo de madera, apuntamos estas sugerencias:

  • Antes era muy frecuente utilizar telgopor, pero tiene el inconveniente de atraer roedores (incluso murciélagos), a los cuales les gusta el sonido que produce entre sus dientes (y no les afecta al ingerirlos). Es decir, genera espacios apropiados para el desarrollo de nidos.
  • Mucha gente sigue usando Ruberoy. Según los especialistas consultados, este material debe descartarse, por cuanto tiende a descomponerse con el paso del tiempo (y a perder su capacidad aislante).
  • La membrana asfáltica con aluminio es otro de los materiales que se sigue utilizando. Sin embargo, no es aconsejable: no fue creada para techos de madera sino para techos planos de losa, donde el aluminio que incorpora es para que el sol refracte y caliente la brea interna del rollo (y no para ser colocado en un techo de madera, donde nunca le dará el sol directo).

Fuente: https://www.lavoz.com.ar