El edificio de madera más alto del mundo, en Noruega

Edificio de madera

El edificio de madera más alto

Con una altura de 84,5 metros, Noruega está construyendo el edificio de madera más alto del mundo. La torre de “Mjøs”, situada en Brumunddal, a unos 100 kilómetros al norte de Oslo cerca de un lago del que toma su nombre. El proyecto que contará con 18 pisos, comenzó a construirse a principios de abril de 2017 y según sus promotores estará terminado en marzo de este año. Las empresas Voll Architekter AS y Moelven Limtre AS actuaron como desarrolladores y como contratistas llave en mano, por encargo de la firma AB Invest AS, que es el propietario. “Materiales tradicionales en un contexto de alta tecnología son las palabras clave aquí. Este es un proyecto del que todos estaremos orgullosos”, dijo Alstad, director del proyecto.

Los constructores aclararon que optaron por la madera como material porque permite reducir las emisiones de CO2 en comparación con un edificio de hormigón. “Construir con madera, es ayudar a respirar en un mundo mejor”, señaló Arthur Buchardt (AB Invest AS). Y dijo además, haberse inspirado en el acuerdo de París sobre el cambio climático para lanzar este proyecto.

Pensando en seguridad y medio ambiente

El edificio está concebido para resistir un incendio, con tipos de madera imposibles de arder sin combustible. “Un fuego solo carbonizaría superficialmente las vigas más gruesas de madera laminada y encolada, sin que se inflamaran”.

Cuando se inaugure la torre eclipsará los 49 metros que mide “Treet”, un edificio situado en Bergen (Noruega) y que hasta el momento ostentara el récord de altura en construcciones de este tipo.

Puede decirse que la combinación del calentamiento global y de la urbanización han creado un interés en todo el mundo por los edificios elevados de madera. “Hasta hace pocos años los recursos naturales renovables locales, la estética, la tradición constructora noruega y los materiales de construcción livianos eran los impulsores primordiales para adoptar las estructuras de madera. Los acuerdos sobre el clima contribuyeron a un mayor enfoque sobre las selección de materiales y las alturas de las estructuras. De allí la batalla para construir el edificio de madera más alto del mundo”, comentó Rune Abrahamsen, Director de Moelven Limtre AS.

Características principales

Compuesto por departamentos, piscina cubierta, hotel, oficinas, restaurante y áreas comunes, “Mjøs”, en principio iba a medir 81 metros. Pero luego, se le añadieron unos metros más con la instalación de una pérgola en la parte superior. Esto permitió superar ligeramente a otro edificio – actualmente en construcción – la torre “HoHo” en Viena, que tendrá 84 metros de altura. Pero a diferencia de la torre noruega, la estructura del edificio austríaco es un híbrido de madera (76%) y otros materiales.

Abrahamsen define que el “Mjøs” es técnicamente un puente de madera de pie. Ocupará aproximadamente 15.000 m2. Cuatro pisos, del sexto al noveno fueron reservados para el funcionamiento de un hotel. Los siete pisos superiores serán de departamentos, en tanto los pisos inferiores albergarán oficinas.

Con los departamentos en la parte superior, hay requerimientos particularmente estrictos sobre la oscilación de la estructura. Los edificios altos de madera oscilan algo más que los construidos con acero y cemento debido a que su peso es mucho menor. “Esto se aplica en particular a un edificio angosto como el “Mjøs” con un ancho de solo 16 metros. “Por esta razón utilizamos losas de cemento para los siete pisos superiores. La oscilación con vientos fuertes se calculó en alrededor de 14 cm en la parte superior. Los efectos son los mismos con o sin losas de cemento, aunque el mayor peso en la parte superior permitirá que la oscilación sea más lenta. Así se evitará el mareo entre los residentes”, apuntó Abrahamsen.

Un salto tecnológico

Los cálculos para la oscilación y la seguridad contra incendios del edificio son los dos principales saltos cuánticos tecnológicos para el “Mjøs”. El Ing. Magne Aanstad Bjertnæs, de la firma Sweco, fue clave en la determinación de los cálculos que evitarán que las ráfagas de viento creen oscilaciones indeseadas para los futuros residentes.

“La experiencia de la oscilación es individual, de la misma manera que alguna persona se marea más fácilmente en los autos que otra. La norma internacional para la oscilación a partir de ráfagas en edificios recomienda que solo el 2% deba notar movimiento en caso de tormenta. Nuestro salto cuántico consiste en utilizar la experiencia del grupo para estirar la frontera para la altura. El “Mjøs” es 60% más alto y 25% más angosto que nuestro actual récord mundial de la torre Treet en Bergen”, aseguró Bjertnæs.

La seguridad contra incendio fue tradicionalmente la principal objeción contra los edificios altos de madera. Durante el proceso con el “Mjøs” se probó que el problema está resuelto. “El requerimiento era que el edificio debía permanecer de pie después de que un eventual incendio se hubiera agotado por sí, aun si el sistema de rociadores hubiera fallado y sin extinguirse. Para esto se documentó una prueba independiente contra incendio para que las fuertes estructuras de glulam continuaran sosteniendo el edificio después de que un incendio se hubiera agotado. Calculamos la ubicación de las vigas de glulam de manera que no se afecten mutuamente en caso de incendio. La cantidad de material inflamable en cada ubicación será tan pequeña que un incendio se agotará por sí”, explicó Abrahamsen.

Según la opinión de Abrahamsen, con edificios más anchos pronto se romperán más récords para las alturas de edificios de madera. “Es principalmente el ancho lo que determina cuan alto podemos construir un edificio de madera. Mayor ancho significa que el edificio oscila menos. Un edificio más ancho haría poco problemático construir más de 100 metros de altura e inclusive 150 metros o más”, concluyó el experto.

https://youtu.be/FHyLXYwprUY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *